Por qué es importante el mantenimiento de los bajantes

Por qué es importante el mantenimiento de los bajantes
En toda clase de edificios urbanos, los bajantes ayudan a que las aguas residuales y pluviales hallen la canalización adecuada para caer a la red de alcantarillas. Los bajantes pueden dividirse en dos tipos: aquellos que se dedican en exclusiva al descenso de las aguas pluviales y los que se instalan para conducir las aguas residuales.

En cuanto a estos últimos, tienen la misión de llevar a las alcantarillas las aguas negras que se producen en inodoros, y las residuales de fregaderas, lavabos, etc. Es importante que las conducciones dedicadas al saneamiento de las aguas residuales se hallen en un perfecto estado de conservación.

A través de instrumental específico se interviene en los conductos de cualquier edificio. Para proceder a su limpieza, se recomiendan el agua a presión, pero es posible que antes tenga que darse una inspección de cañerías para ver dónde realmente está el problema. Tal revisiones se producen mediante aparatos y dispositivos electrónicos como los correladores, que sirven para la detección de fugas ocultas. Estas fugas producirán filtraciones en las redes de saneamiento, afectando negativamente no solo a estas, sino también a la misma estructura del edificio, pues la humedad puede corroer muros no preparados para tal situación.

El mantenimiento de los bajantes también implica la intervención en las alcantarillas y en todo elemento relacionado con estos. Las redes de alcantarillado sufren la presencia continua de los detritus y de las aguas pluviales, y por ello deben estar perfectamente preparadas para soportarlos. Los operarios realizan revisión de los conductos de estas instalaciones a través de cámaras de TV instaladas sobre robots que se controlan a distancia. Con estos dispositivos, se obtienen imágenes concretas de las afecciones del interior del alcantarillado... incidencias que podrán ser solucionadas a través de los más variados métodos, uno de ellos y de los más importantes, el agua a presión.