Cómo evitar los malos olores de las tuberías

Cómo evitar los malos olores de las tuberías
Los clientes de las empresas de desatascos pueden a veces efectuar trabajos por ellos mismos. Los profesionales proporcionan consejos a través de los cuales se sabrá, por ejemplo, cómo evitar los malos olores de las tuberías. Resultando este uno de los problemas más comunes, entraría en las tareas de mantenimiento que deberían realizar los usuarios, si bien es verdad que cada cierto tiempo, una intervención de profesionales con agua a presión se hace imprescindible si se desea poseer unas instalaciones a la altura del edificio que las sirve. Para evitar el mal olor de las tuberías, lo más indicado es prevenir y no verter por los sumideros nada que no sea agua, o todavía mejor, posos de café.

Los posos de café ayudan a impedir el mal olor de las cañerías. Una de las maneras de limpiar con los posos, es colocarlos encima del sumidero que necesite tratarse de los hedores. Cuando se abre el agua del grifo, cae sobre los posos, haciendo que vayan colándose por el desagüe. Son sustancias naturales pero efectivos para ir desprendiendo la suciedad que se halla presente en el interior de las cañerías. Echar posos de café es un extraordinario método preventivo, pero no sería suficiente su empleo cuando los malos olores procediesen de incrustaciones más densas, obstrucciones normalmente provocadas por acumulación de productos sólidos y orgánicos.

Si con el café no fuese bastante, el usuario puede recurrir a otros procedimientos. Uno de los utilizados y más recomendados se lleva a cabo con los siguientes productos:
  • Agua caliente con sal.
  • Levadura química.
  • Vinagre.
El ácido acético del vinagre debe ser combinado con la levadura química. Esto se realiza echando en primer lugar la levadura, medio vaso y siempre que la instalación no tenga agua. Tras el medio vaso de levadura, se echará medio vaso de vinagre. Después de esperar durante 20 minutos, se verterá por el sumidero 3 litros de agua salada y bien caliente.