Limpiar las tuberías de casa

Limpiar las tuberías de casa
La limpieza casera de tuberías puede dar buenos resultados, sobre todo cuando la suciedad a eliminar no es muy difícil, ni se ve acompañada de obstrucciones de gran consistencia. Los mismos inquilinos o bien propietarios de establecimientos, pueden realizar trabajos muy interesantes con los que se beneficiarán ellos y sus instalaciones. En ocasiones, estos trabajos se realizan de manera profesional, para luego llamar a un profesional que utilice el agua a presión y demás métodos avanzados.

A la hora de limpiar las tuberías de casa, puede optarse por el método del bicarbonato y el vinagre... un método que da resultado siempre y cuando se aplique en instalaciones asociadas a las tuberías que desean limpiarse, instalaciones que deberán estar secas. Por ejemplo, se realiza una limpieza de las tuberías de una fregadera sobre el sumidero de esta. Se echa medio o un vaso entero de bicarbonato, inmediatamente después se echa medio vaso de vinagre... y tras esperar de 15 a 20 minutos, se echan varios litros de agua hirviendo con sal.

De este modo la obstrucción leve desaparece y las tuberías se limpian. Como decimos, es una técnica válida para instalaciones con sumideros accesibles y secos, ya que el bicarbonato ha de caer suelto por el hueco del sumidero.

Otros métodos caseros para desatascar y limpiar tuberías se realizan mediante la fabricación de sencillos desatascadores caseros. Es el caso del desatascador improvisado que se monta con una fregona y una bolsa de basura o de plástico de la compra. Lo importante es que la bolsa no esté rota y que se fije bien alrededor del mocho de fregona. Después se introduce el mocho con el plástico de la bolsa hueco abajo, hasta hacer un efecto vacío y que el desatasco se haga efectivo, limpiando así la instalación y las tuberías asociadas. Se trata de métodos caseros que no dañan las instalaciones ni son perjudiciales para los usuarios.